Julio saharaui: Pablo Casado ante la vía Aznar sobre el Sáhara

Aznar con Abdelaziz, junio 2005

Alfonso Lafarga.-

José María Aznar, el mentor de Pablo Casado, ha sido el presidente del Gobierno de España que ha tenido una posición más clara con la causa saharaui, y así lo reconocen los propios saharauis.

En su primera quincena como nuevo presidente del Partido Popular, Casado se ha pronunciado sobre varias cuestiones políticas y sociales, pero aun no lo ha hecho en lo que se refiere a la excolonia española del Sáhara Occidental, cuyo pueblo, después de más de 42 años de ocupación marroquí, sigue luchando por la autodeterminación.

No se conoce qué piensa Pablo Casado sobre el conflicto saharaui, en el que tanta responsabilidad tiene España por no haber descolonizado un territorio que entregó a Marruecos y Mauritania, a pesar de lo cual sigue siendo de iure la potencia administradora, según la ONU y la Audiencia Nacional. Ni en las hemerotecas ni en Google aparecen referencias de Casado al Sáhara Occidental, causa con la que su partido hizo una constante oposición al gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los dirigentes populares acudían a actos pro saharauis, como la multitudinaria manifestación que se celebró en Madrid el 13 de noviembre de 2010 para condenar el desmantelamiento por la policía y el ejército marroquí del campamento de Gdeim Izik, en El Aaiún, con el que 20.000 saharauis reclamaron mejoras sociales y económicas. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons,  y el  secretario del partido en el País Vasco,  Iñaki Oyarzabal, coincidieron con dirigentes políticos de todos los partidos, líderes sindicales y personajes del mundo de la cultura.

PonsLas declaraciones de Pons a favor de los DDHH de los saharauis y contra la política de los socialistas fueron continuas  y duras en esa época. Las condenas a 23 saharauis por los sucesos de Gdeim Izik, con penas de veinte años de cárcel a cadena perpetua, motivaron en julio de 2017 un rechazó generalizado, pero en esta ocasión el Partido Popular, en el Gobierno, prefirió callar.

La lista de actos y declaraciones a favor de los saharauis desde la dirección del PP en sus tiempos de oposición es amplia, En noviembre de 2005, el diputado popular Jorge Moragas, actual embajador ante la ONU, participó en Madrid en la Conferencia Internacional de Solidaridad con el Pueblo Saharaui y acusó al ejecutivo socialista de mantener una posición ambigua y de alejarse de la política de neutralidad activa mantenida por todos los gobiernos de España desde la transición. Las críticas del secretario de Relaciones Internacionales del PP contra el PSOE por el tema saharaui también fueron constantes.

Pero el PP llegó al poder y lo que antes fue motivo de critica pasó a ser objeto de silencio: Ni del Gobierno de Mariano Rajoy ni del PP salieron palabras de condena por las continuas violaciones de los Derechos Humanos en la excolonia española o las expulsiones de observadores españoles, incluida una alcaldesa del PP. Tampoco se pronunciaron sobre el expolio de los recursos naturales y se llegó a actuaciones favorables a los acuerdos comerciales de la UE con Marruecos que incluyen productos del Sáhara, a pesar de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión  Europea que dejan claro que el Sáhara Occidental no forma parte del territorio marroquí.

Discurso oficial por un lado, la realidad por otro

El discurso oficial del Gobierno popular en el conflicto del Sáhara  ha sido estar a favor de una solución “justa, duradera y mutuamente aceptable” , pero en la práctica ha estado al lado de Marruecos y en línea con Francia, principal valedor del régimen marroquí en las Naciones Unidas.

La precaución del PP para no molestar a Marruecos llegó hasta el punto de no enviar en marzo de 2018 a un representante en un viaje de parlamentarios españoles a los campamentos de  Tinduf y a la zona liberada de Bir Lelhu, donde se entrevistaron  con el presidente de la RASD, Brahim Gali.

Esta forma de actuar durante el mandato de Mariano Rajoy no ha estado en linea con la política seguida por José María Aznar, tanto como presidente del Gobierno como al frente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES).

imagen-sin-tituloFue precisamente en julio, el mismo mes en que Pablo Casado accede la presidencia del PP,  pero trece años antes, cuando José María Aznar recibió al Secretario General del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Socialista Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, fallecido en mayo de 2016.

El 11 de julio de 2005 Aznar se entrevistó  en Madrid con Abdelaziz, siendo el primer encuentro  entre ambos, ya que el presidente no se reunió con él líder saharaui durante los ocho años que estuvo al frente del Gobierno. Aznar aceptó una invitación para viajar a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia), pero la visita no se llegó a materializar.

La reunión de Aznar con Abdelaziz fue considerada cordial y el líder saharaui  agradeció la oposición de España al primer plan para el Sáhara que propuso James Baker, que contemplaba una autonomía para el territorio y no un referéndum de autodeterminación y que, gracias a la resistencia española, no se aprobó.

En el encuentro estuvieron,  también, Brahim Gali, entonces representante del Polisario en España y actualmente presidente de la RASD, y Jorge Moragas,  secretario de Relaciones Internacionales del PP y Director de Relaciones Internacionales de FAES, quien, al coincidir en esas fechas la llegada de  niños saharauis a España para pasar el verano, se dirigió a Zapatero y le reto a tener “el coraje de mirarles a los ojos y decirles que les ha traicionado”.

En 2015, Aznar dijo: “Si alguna vez me tiene que renovar alguien, que me renueve Casado, que es un tío fantástico”. Casado ya es presidente de PP y como tal recibió el 24 de julio a su anterior jefe, del que durante dos años fue responsable de gabinete en FAES.

Según fuentes de la dirección del PP, trataron principalmente temas de política internacional, ante lo que surgen algunas preguntas: ¿Hablaron del conflicto de Sáhara Occidental?  ¿Cuándo se conocerá el pensamiento de Casado sobre la posición de España en un conflicto que le concierne directamente?

El pueblo saharaui tiene un grato recuerdo de Aznar, como lo testifican las palabras que en junio de 2013 dijo el entonces primer ministro de la RASD y actual embajador saharaui en Argel Abdelkader Taleb Omar, al considerara a Aznar como el presidente del Gobierno de España que ha tenido “posicionamientos más claros a favor de la causa saharaui”. En la misma línea, las  impresiones que la periodista Ana Romero recogió  en El Aaiún, en noviembre de 2010, antes de ser expulsada por las autoridades marroquíes: “Los saharauis dicen que Aznar ha sido quien mejor los ha tratado”.

El presidente del PP ha hablado mucho del problema de la migración, del efecto llamada y en este contexto se ha desplazado a Algeciras y Ceuta. Aquí vienen a colación unas recientes declaraciones del embajador saharaui en Argel: “Marruecos ha abierto la puerta a la inmigración para presionar a Europa,  y a España en particular, para que firmen el acuerdo de pesca”.

¿Llegarán los saharauis a hablar de Pablo Casado con la misma consideración que lo hacen de José María Aznar?

Para conocimiento del presidente del Partido Popular, la siguientes es una relación aproximada de violaciones de los Derechos Humanos cometidas en julio de 2018  en los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos, en  ciudades del sur marroquí con amplia población saharaui y en las cárceles marroquíes con presos políticos saharauis, según organizaciones sociales y medios de información saharauis, tanto oficiales como independientes.

Julio saharaui 2018:

Anuncios

Un comentario en “Julio saharaui: Pablo Casado ante la vía Aznar sobre el Sáhara

  1. Oportunísimo artículo en momentos de renovación pepera. ¿Tendrá P. Casado alguna idea propia y convencida al respecto del problema saharaui? Lo dudo. Sin embargo, debe saber que su posicionamiento prosaharahui puede ser un importante caballo de batalla contra el actual gobierno en su hostigamiento opositor y que tal vez sea una causa que le granjee simpatizantes de amplios espectros de votantes en principio alejados de su línea conservadora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s