El Consulado español en Casablanca dice a una abogada que es “normal” que la expulsen de El Aaiún

 

18839312_1860756367579954_5369675702502885139_n-1

Cristina Martínez (segunda por la derecha) en el juicio de Gdeim Izik, en julio de 2017

  • Después de diez años viajando a los territorios ocupados y a Marruecos como observadora, impiden a la abogada Cristina Martínez Benitez de Lugo asistir a un juicio contra 8 saharauis detenidos en las manifestaciones del 19 de julio.

  • Las autoridades marroquíes manifiestan a la letrada que el Consulado español no tiene nada que decir.

  • En lo que va de año han sido expulsados diez abogados y abogadas de España.

Alfonso Lafarga.-

El Consulado español en Casablanca considera “normal” la expulsión de la abogada madrileña Cristina Martínez Benítez de Lugo de El Aaiún, a donde viajó para asistir como observadora a un juicio contra 8 saharauis detenidos tras las manifestaciones del 19 de julio por la victoria de Argelia en la Copa Africana de fútbol, en las que murió una joven saharaui de 23 años atropellada con un vehículo de las fuerzas auxiliares marroquíes.

La letrada, que desde hace diez años viaja como observadora de los Derechos Humanos, tanto a los territorios ocupados del Sáhara Occidental como a Marruecos, llegó a El Aaiún en la noche del 6 de agosto procedente de Casablanca.

En el puesto de control de pasaportes comunicaron a la abogada que no podía acceder a El Aaiún. Al querer ponerse en contacto con el Consulado español en Rabat la respuesta fue que tenía que subir inmediatamente al avión que regresaba a Casablanca y que “el Consulado español no tenía nada que decir”.

Una vez en Casablanca, policías marroquíes se quedaron con su pasaporte y las tarjetas de embarque, y fue alojada en un hotel dentro de las instalaciones del aeropuerto, que no tienen ventanas, con un policía de guardia en la entrada.

Sobre las 12 de la noche consiguió hablar con el Consulado español en Casablanca y relató al funcionario de guardia lo que había ocurrido. La respuesta fue que todo era normal, tanto la expulsión como  la retención del pasaporte, pues se lo devolverían, y que ellos, el Consulado, no podían hacer nada.

Hasta ahora la abogada Cristina Martínez no había tenido problema para acceder a los territorios ocupados del Sáhara Occidental, a donde acompañó como observadora a delegaciones saharauis que volvían de visita de  los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), ni para asistir a juicios contra saharauis en ciudades marroquíes, como el de Gdeim Izik en  Rabat, los estudiantes universitarios de Marrakech y otros en Casablanca.

Los día 16 y 23 de julio pasado estuvo en Marrakech en dos señalamientos, que fueron aplazados, contra el preso político saharaui Husein Bachir Brahim, estudiante de Derecho entregado por la policía española a las autoridades marroquíes tras llegar a Canarias en patera en busca de asilo político.

En lo que va de año, diez abogados y abogadas de España que viajaron al Sáhara Occidental ocupado como observadores internacionales han sido expulsados por las autoridades marroquíes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s