El PSOE saca al Sáhara de su programa y deja a Unidas Podemos el monopolio de su defensa

Federico Echanove.-

  • La formación liderada por Pedro Sánchez suprime cualquier referencia al territorio ocupado por Marruecos
  • Partido Popular, Ciudadanos y Vox reinciden en el silencio que ya mostraron en abril en sus programas electorales

El Partido Socialista Obrero Español ha eliminado cualquier referencia al Sáhara Occidental de su programa electoral para las elecciones del 10 de noviembre, del que han desaparecido las medidas que incluyó en el de los anteriores comicios del 28 de abril  para tratar de dar solución desde el Gobierno al contencioso que enfrenta al pueblo saharaui con Marruecos desde que España abandonó el territorio en 1975.

En aquel otro documento, presentado a la ciudadanía española hace solo seis meses, el PSOE aseguraba que promovería “una solución a través de las resoluciones de Naciones Unidas, que garantizan el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui”, así como que “trabajaría” para que dicha solución fuese “ justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el derecho de autodeterminación”.

Además,  aseguraba que iba a “fomentar la supervisión de los Derechos Humanos en la región” y enmarcaba todo ello en “el diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario, con la participación de Mauritania y Argelia, socios claves de España” que el enviado de la ONU para el Sahara Occidental, Horst Köhler, trataba aún de conducir a buen puerto en aquellos días. Un diálogo que en aquel entonces los socialistas aún consideraban en su programa que “favorecerían” desde el Ejecutivo, pero que tras la dimisión de Köhler un mes después, a finales del pasado mes de mayo, por motivos no suficientemente aclarados, ni siquiera propugnan en su nuevo documento programático que vuelva a reanudarse.

Si bien es cierto que el documento del PSOE para las próximas elecciones es bastante más reducido en tamaño que el anterior (57 páginas frente a las 300 de abril), no deja de ser llamativa la exclusión de cualquier alusión, por mínima que fuera, al Sáhara Occidental, mientras que en abril se dedicaba a la cuestión un largo párrafo. Algo que coloca a los socialistas otra vez en el mismo lugar que cuando en las elecciones del año 2.000, con Joaquín Almunia como candidato, tampoco hubo ninguna referencia a un territorio del que, según Naciones Unidas y la propia Audiencia Nacional, España sigue siendo Potencia Administradora “de iure” aunque no ejerza esas responsabilidades  “de facto

Si a ello unimos la reiteración en el silencio ya manifestado en abril respecto al territorio ocupado por Marruecos por el resto de las grandes formaciones políticas, con excepción de Unidas Podemos, el mutismo del nuevo documento de los socialistas deja a la formación de Pablo Iglesias, junto a la nueva formación de Iñigo Errejón, Más País,  como la única de entre las candidaturas de alcance estatal y que aspiran al Gobierno que sigue recordando en sus promesas electorales a los saharauis, la gran asignatura pendiente de la política exterior española .

UNIDAS -PODEMOS:  “ESPAÑA, RESPONSABILIDAD CON EL SAHARA”

En su programa electoral titulado “Las Razones siguen intactas”, Unidas Podemos repite en su  epígrafe 118 lo ya expuesto en abril y, tras recordar que “España tiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental, con sus gentes y con la solidaridad entre nuestros pueblos”,  señala que “apoyará con acciones concretas el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui”.

En este sentido, la formación de Iglesias  asegura que, de llegar al Gobierno “implementará”  la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre los recursos naturales del Sáhara Occidental, las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas “para una solución justa y pacífica mediante referéndum” y “los procesos de negociación en marcha”.

Además, afirma  que establecería ”relaciones  diplomáticas de alto nivel” con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y promovería la ampliación del mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), de modo que” adquiera competencias en la protección y promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la población saharaui”.

En el documento, la coalición que agrupa a Podemos e Izquierda Unida también se compromete a “aumentar  las partidas de ayuda humanitaria para los campamentos saharauis”, de modo que el Sáhara Occidental vuelva ser “zona prioritaria para la cooperación española”, así como a “apoyar programas de formación y movilidad de la población saharaui” y a cumplir con el mandato parlamentario que reclama el acceso a la nacionalidad  de los saharauis residentes España “con los mismos derechos que otros países con los que mantenemos relaciones históricas”.

NEGOCIACION PSOE-UP

Cabe no obstante recordar, pese a la desaparición del Sáhara Occidental de su programa, que, con motivo de las negociación que al final del verano pasado sostuvieron ambas formaciones de cara a un acuerdo programático de Gobierno que permitiera la investidura de Pedro Sánchez, los socialistas incluyeron en su oferta a UP algunas propuestas en relación al territorio: Así, en uno de las 370 apartados a negociar con Unidas Podemos de su documento “Propuesta abierta para un programa común progresista” se indicaba que el futuro Gobierno apoyaría los procesos negociadores sobre el Sáhara Occidental “tanto en Naciones Unidas como en otros ámbitos”,  así como  “que la MINURSO amplíe su mandato a la vigilancia de derechos humanos”.

Es de notar que si bien se indicaba que dichos procesos negociadores debían estar “basados en el absoluto respeto a las obligaciones del derecho internacional”, no se hacía ninguna referencia explícita al derecho de autodeterminación del territorio que las resoluciones de la ONU sobre el Sáhara Occidental vienen estableciendo de manera ininterrumpida desde los años 60 hasta la fecha.  Esta modificación del discurso, también es visible si se comparan las dos intervenciones que hasta ahora ha tenido ante la Asamblea General de la ONU el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En la primera, el 28 de septiembre de 2018, pocos meses después de acceder al cargo, sí se hacía referencia a dicho derecho consagrado por las resoluciones de la ONU, mientras que en la segunda, el 24 de septiembre de este mismo año, se omitía.

MAS PAÍS: “MEMORIA SAHARAUI”

Por su parte, Más País, la formación encabezada por Iñigo Errejón surgida del seno de Unidas Podemos, dedica un epígrafe de su documento electoral a la ”Memoria del pueblo saharaui” y señala que “asumiremos la responsabilidad de España en tanto que antiguo país administrador” en lo que considera un “inconcluso proceso de descolonización”.

No obstante, Más País no hace ninguna mención al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, reconocido de manera específica por Naciones Unidas desde los años 60, ni entra en más detalles, limitándose a señalar que “enmendaremos errores e iniciaremos una vía de verdad, justicia y reparación con el pueblo saharaui que resulta imprescindible para cerrar de una vez por todas las complicidades con el franquismo y la transición, permitiendo rescatar y dar a conocer su memoria colectiva e identitaria”.

PARTIDO POPULAR

Por otra parte, y tal como ya sucedió en las elecciones de abril de este año, ni el Partido Popular, ni Ciudadanos ni Vox incluyen ninguna referencia a la cuestión saharaui en sus ofertas electorales de cara al 10 de noviembre. En el caso de la formación que preside Pablo Casado, es de recordar que en los tiempos en que presidían la formación conservadora Manuel Fraga o  José María Aznar estuvo casi siempre presente, algo que continuó sucediendo con Mariano Rajoy.

De hecho, en 2016, la última vez que Rajoy fue candidato a la presidencia del Gobierno, el PP apoyó en dicho documento el papel central de la ONU y preconizó “una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas“. Pero cualquier referencia al respecto, en las elecciones de abril pasado, fue borrada. Y así hasta la fecha.

EL CONTRASTE ENTRE CS Y UPYD

En cuanto al partido que lidera Albert Rivera, si bien en el documento electoral de las elecciones de diciembre 2015 se mencionaba el conocido mantra de “una solución política, duradera y mutuamente aceptable por las partes, que asegure la autodeterminación del pueblo saharaui de acuerdo con las resoluciones de la ONU”, al tiempo que se abogaba por “un enfoque regional que integre todas las dimensiones”, cuando se celebraron las elecciones que tuvieron lugar pocos meses después, en mayo de 2016, se suprimió cualquier referencia al respecto.

No fue el caso en el pasado de Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido con el que Ciudadanos competía por un mismo espacio político e ideológico y del que proceden muchos de sus votantes tras haberlo absorbido en la práctica a partir de 2015 y cuyos reiterados posicionamientos respecto al Sáhara Occidental contrastan con el silencio de los naranjas pese a ser considerados por algunos analistas, en cierto modo, sus “herederos”.  Ya en su Manifiesto Fundacional de 2007 la formación liderada por la exdirigente socialista Rosa Díez se refería a “la deuda moral que los españoles tenemos contraída con el pueblo saharaui” y tanto en 2011 como en 2015 y 2016, últimas elecciones generales a las que se presentó, defendió en sus programas electorales “el ejercicio del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui”, así como el “respeto de los derechos saharauis” dentro de la Unión Europea y la ampliación del mandato de la Minurso para la “protección activa” de los Derechos Humanos. En el de 2008, además del reconocimiento por España de la RASD si Marruecos persistía en su actitud de obstrucción al referéndum, incluso propugnó de manera explícita la denuncia de los Acuerdos de Madrid de 1975 por los que España entregó el territorio y sus habitantes a Marruecos y Mauritania.

Pero nada de ello se ha trasladado al programa actual de Ciudadanos, pese a algunas iniciativas parlamentarias impulsadas en estos años por su hasta este verano responsable de política exterior, el exdirigente de UPyD Fernando Maura. De hecho, lo único que en él se dice en relación al Magreb, es que se colaborará tanto con los gobiernos de dicha zona como con  los de Africa y Oriente Medio “para contribuir a su estabilidad y crecimiento sostenible” impulsando

“acuerdos de asistencia técnica para reforzar las instituciones democráticas y el Estado de Derecho, favorecer la creación de empleo y crear oportunidades para la población joven en estos países”. Pero ni una palabra en relación al Sáhara Occidental.

VOX: CIERRE DE FRONTERAS Y SILENCIO

Por lo que se refiere al partido político Vox, tampoco hay ninguna mención del  Sáhara Occidental en las “100 medidas” de que consta su programa. Sólo a la necesidad de controlar las fronteras con Marruecos para frenar la inmigración ilegal mediante “un muro infranqueable en Ceuta y Melilla” y a que se debe “exigir a Marruecos un total reconocimiento y respeto de la soberanía española” de ambas ciudades”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s