España espera que la relación con el nuevo Gobierno de Marruecos se base en el respeto

  • El Gobierno de Pedro Sánchez espera trabajar con el de Marruecos sobre la base de la confianza, el respeto y el beneficio mutuo.
  • España apoya al nuevo enviado para el Sáhara Occidental y destaca el papel central de las Naciones Unidas, sin citar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Contramutis.-

El Gobierno de España espera que la relación con el nuevo Gobierno de Marruecos, nombrado por el rey Mohamed VI, se base en el respeto.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAEC) indica en un comunicado que el Gobierno de España ha felicitado “cordialmente” al nuevo Gobierno de Marruecos nombrado por el rey Mohamed VI y presidido por el jefe del Gobierno, Aziz Ajanuch, tras las elecciones legislativas del pasado 8 de septiembre.

El Gobierno de España confía en trabajar con el de Marruecos para adaptar una asociación estratégica a la altura de las oportunidades y desafíos compartidos, “sobre la base de la confianza, el respeto y el beneficio mutuo”.

Finaliza el comunicado señalando que Marruecos es un “socio estratégico y un país vecino y amigo”, con el que España desea seguir desarrollando una cooperación modélica y fructífera en múltiples ámbitos, que contribuya a la estabilidad y prosperidad regional.

Después de 10 años de gobierno de los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), Marruecos será gobernado por el multimillonario Aziz Ajanuch -la segunda fortuna del país después del rey-, del partido liberal Reagrupamiento Nacional Independiente (RNI), en coalición con el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) y el Partido Istiqlal (PI).

Mohamed VI mantiene a los cuatro ministros que nombra directamente, entre ellos el de Exteriores, Naser Burita, que personalizó los ataques contra España en la crisis que abrió Marruecos contra el Gobierno de Pedro Sánchez por atender, en abril pasado, en un hospital de Logroño al secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali, a lo que siguió el 17 de mayo la entrada de 10.000 emigrantes irregulares en Ceuta propiciada por las autoridades marroquíes.

El Ministerio de Burita reconoció ante las agencias de prensa internacionales en Rabat que la crisis diplomática con España se debía realmente a que Madrid no aceptaba su soberanía sobre el Sáhara Occidental, como había hecho Donal Trump en sus últimos días de presidente de EE.UU, y que quería “una aclaración sin ambigüedades de sus elecciones, sus decisiones y sus posiciones” sobre la cuestión del Sáhara.

Pedro Sánchez rechazó tal declaración y dijo que era “absolutamente inaceptable”: “no es admisible” que haya un gobierno que diga que se atacan las fronteras, en este caso de España, para que entren 10.000 inmigrantes en menos de 48 horas “en una ciudad española como es Ceuta por desavenencias, diferencias y discrepancias en política exterior”.

Apoyo al enviado de NNUU para el Sáhara Occidental

El comunicado sobre el nuevo Gobierno de Marruecos ha seguido a otro en el que España ha ofrecido pleno apoyo a Staffan de Mistura, nuevo enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental.

El diplomático italo-sueco Staffan de Mistura fue designado el 6 de octubre por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, como enviado especial para el Sáhara Occidental, puesto que estaba vacante desde que renunció el alemán Horst Köhleren mayo de 2019.

En un comunicado publicado el 7 de octubre por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno de España ha felicitado a Staffan de Mistura y le ha  ofrecido “pleno apoyo en su función para favorecer el entendimiento entre las partes y la estabilidad en la región”.

El MAEC ha reseñado el apoyo de España al “papel central de las Naciones Unidas en la búsqueda de una solución conforme a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas”, sin citar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

El nombramiento de De Mistura se ha producido después de que tanto las autoridades marroquíes como las saharauis dieran su visto bueno a la propuesta de Antonio Guterres, que cuando se conoció en mayo fue aceptada por el Frente Polisario y rechazada por Marruecos, posición que ahora ha cambiado.

Staffan de Mistura, considerado un experto mediador internacional en conflictos como Siria, Afganistán o Irak, asumirá el cargo el próximo 1 de noviembre para buscar una solución a un conflicto que dura ya más de 45 años, en el que se ha vuelto a la guerra el 13 de noviembre de 2020 entre el Frente Polisario y Marruecos al romper el ejército marroquí el alto el fuego de septiembre de 1991.

Ante la designación del nuevo enviado de NNUU para el Sáhara Occidental, que ha recibido un respaldo generalizado, el Frente Polisario ha manifestado que la única forma de avanzar para llegar a una solución es “permitir que el pueblo saharaui ejerza su derecho inalienable e innegociable a la autodeterminación e independencia”, de acuerdo con los principios de legitimidad internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas y la Unión Africana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s